Sequía deja al descubierto templo dominico  del siglo XVI en la presa Presidente Benito Juárez.

Jalapa 2 (Olmedo)

*Desde hace tres años no llueve, la actividad pesquera quedó suspendida en Jalapa del Marqués. *El turismo local y nacional la única esperanza para las familias de esa zona del Istmo de Tehuantepec.

 

Por: Jesús Isaac OLMEDO

 

Como resultado de la falta de lluvias, que afecta a la Región del Valle de Istmo de Tehuantepec, emergió por completo un templo dominico del siglo XVI, ubicado en el corazón de la presa Presidente Benito Juárez.

Este edificio formó parte del pueblo viejo de Santa María Jalapa de Marqués, reubicado hace 50 años con la construcción de la presa, proyecto que fue impulsado durante el gobierno de Adolfo López Mateos (1956-1961).

Aunque la sequía afecta a decenas de pescadores, la iglesia ha llamado la atención del turismo local y nacional, quienes acuden a conocer el emblemático templo del siglo XVI, pues pocas veces se le puede observar al ser cubierto por las aguas de los ríos Tehuantepec y Tequisistlán que alimentan la presa.

Los pobladores cuentan que hace un par de años apenas se podía observar las dos cúpulas y parte de los contramuros, ahora con la sequía, el 90 por ciento de la estructura está expuesta y si no fuera por el barro fácilmente se podría ingresar para conocer el edificio.

Jalapa 1 (Olmedo)

 

 

 

 

 

 

 

Mientras los turistas caminan por el suelo agrietado y observan las fisuras que presenta el templo de 400 años, Don Toño, narra que en los buenos tiempos del viejo Jalapa del Marqués, la comunidad se dedicaba a la agricultura, incluso pueblos cercanos compraban maíz y otros granos básicos.

Pero con la construcción de la presa, agrega el guía, esas tierras fértiles se cubrieron  de agua, los pobladores de aquellos tiempos fueron reubicados por las autoridades sobre la carretera internacional Cristóbal Colón, algunos continuaron en la actividad agrícola, otros iniciaron con la pesca y muchos se marcharon para no volver.

Al paso de los años, recuerda Don Toño que la actividad pesquera fue noble y en los buenos tiempos lograban sacar de 25 a 30 kilos diarios de mojarra, que se vendían en los mercados de municipios cercanos de esa zona del Istmo de Tehuantepec.

Sin embargo, asegura que hace siete años las lluvias no son iguales y van disminuyendo poco a poco, situación que provoca que la presa disminuya su capacidad.  “En este 2017 que apenas inicia la temporada de estiaje la presa está a un 14 por ciento de su capacidad y hay temor que si no llueve se seque por completo”.

El lugareño subraya que varios municipios dependen del agua de la presa Presidente Benito Juárez para sus actividades agrícolas y humanas, entre estos: Tehuantepec, Jalapa de Díaz, Juchitán, Comitancillo, El Espinal, Huilotepec, San Blas Atempa, Xadani, Mixtequilla,  Unión Hidalgo, entre otros.

Y comenta que mientras los pescadores han parado actividades para buscar otra fuente de ingresos, los restaurantes, hoteles y otros comercios registran algunas ventas con la llegada del turismo local y nacional, principalmente.

Jalapa 2

 

 

 

 

 

 

 

Cabe mencionar que otros pobladores aprovechando la oportunidad improvisaron algunas enramadas cerca de la presa y ahí ofrecen bebidas y comida a los turistas, quienes agotados por las altas temperaturas buscan un lugar para descansar.

El ingreso varia, según cuenta Doña Mari, ya que de lunes a viernes no va la gente, pero los fines llegan los visitantes y con ellos, la esperanza de vender algo  y llevar algunos pesos para solventar los gastos en el hogar.

La comerciante reconoce que algunos turistas se quejan por las malas condiciones del camino y sostiene que el tema fue platicado con las autoridades de Jalapa del Marqués para que lo arreglen, de esta manera, confía que vendrá más gente.

En realidad son escasos 15 kilómetros lo que hay que recorren de la desviación de la comunidad de San Cristóbal hacia la presa Presidente Benito Juárez, en algunos tramos la terracería está bien, pero hay partes que están en mal estado y quien se confía puede dañar la suspensión de la unidad de motor o inclusive quedar atrapado en la arena.

Otro obstáculo  es la falta de señalización en el camino, es común que los visitantes se confundan de carretera y den algunas vueltas perdidos hasta que alguien les da informes y los reorienta.

-00-

 

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Download Free WordPress Themes | Thanks to Themes Gallery, Premium Free WordPress Themes and Free Premium WordPress Themes