Misión de Observación Civil y Solidaridad con los Chimalapas

La Caravana de Observación Civil y Solidaridad con Los Chimalapa, cumplió su objetivo de mostrarle a las familias indígenas tsotsiles de la congregación comunal Nuevo San Andrés, Santa María Chimalapa, Oaxaca, el apoyo solidario de la sociedad civil y de congregaciones comunales chimas, frente a las agresiones y amenazas de pistoleros chiapanecos del autodenominado Ejército Chamula.

 

21 de marzo de 2017

 

La Caravana de Observación Civil y Solidaridad con Los Chimalapas, integrada por representaciones de diversas congregaciones comunales chimalapas, organismos defensores de derechos humanos, derechos indígenas, defensoras y defensores de los derechos de las mujeres y de la naturaleza, cumplió con éxito su objetivo central de expresarle directamente a las familias indígenas tsotsiles de la congregación comunal Nuevo San Andrés, Santa María Chimalapa, Oaxaca, el apoyo solidario de la sociedad civil y de congregaciones comunales chimas, frente a las agresiones y amenazas de parte del grupo de pistoleros autodenominado Ejército Chamula, que apenas el pasado 24 de febrero agredió de forma violenta a comuneros de la Congregación, con un saldo inicial de un herido grave y  5 desaparecidos, los cuales aparecieron horas después, dos de ellos fuertemente golpeados y torturados,  y que desde el día 28 del mismo mes, dicho grupo de pistoleros mantiene a dicho poblado bajo la amenaza de ser arrasados y masacrados.

 

Esta caravana fue convocada urgentemente, luego de que el pasado 03 de marzo, el gobierno del estado de Oaxaca, negara oficialmente y por escrito, otorgarle a la Congregación Comunal Nuevo San Andrés,  las medidas cautelares de protección a la vida e integridad de las familias indígenas, solicitadas formalmente por la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, y luego de que  la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se deslindara, arguyendo que este caso era un asunto de índole estatal, mientras la Secretaría de Gobernación federal mantenía un silencio absoluto.

 

Cabe señalar igualmente que, pese a haber sido tramitadas en su momento las medidas cautelares para esta Caravana,  -petición  avalada igualmente por la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca -instancia que envió a dos visitadores para acompañar en todo momento a la Caravana- finalmente sólo se nos ofrecieron “garantías de seguridad” de forma verbal, de parte de la delegación regional de Protección Civil de Oaxaca, de la Policía Federal y de la Policía estatal oaxaqueña, pero únicamente a través de “un monitoreo” a lo largo de nuestro recorrido, monitoreo que nunca se manifestó realmente, por lo que nuestro trayecto desde Cintalapa, Chiapas, hasta la congregación Nuevo San Andrés, y su salida, de ahí al poblado de El Jícaro, Oaxaca,  fue muy tenso y bajo muchas presiones. Pese a ello, prevaleció entre los y las integrantes de la Caravana, el sentimiento de solidaridad, recibiendo en cambio, el apoyo directo y la protección de parte de integrantes de diversas congregaciones comunales chimas, en particular de compañeros de la vecina congregación comunal Benito Juárez, San Miguel Chimalapa, quienes escoltaron a la Caravana hasta su salida a la carretera federal, habiendo pasado todavía un momento de tensión cerca de las 22 hrs., al ser retenidos momentáneamente, por un retén militar ubicado desde hace 5 años en el núcleo agrario de origen chiapaneco denominado Díaz Ordáz, retén instalado para proteger y resguardar a invasores del territorio comunal.

Esta misión de observación documentó directamente el testimonio de hombres y mujeres, habitantes de la pequeña comunidad, la cual está conformada por indígenas tsotsiles. Su aislada ubicación, y vecindad con la ciudad de Cintalapa, la hace vulnerable a un ataque armado, ya que no existe señal telefónica, ni de celular, o radio de comunicación; se carece de servicio médico y  el centro de salud más cercano se ubica a casi tres horas de distancia por camino de terracería hacia la ciudad de Cintalapa, Chiapas, atravesando el predio y centro “eco”-turistico “Los Ocotones”, propiedad de Carmen Ariel Orantes, uno de los principales instigadores del “Ejército Chamula”.

Las mujeres y ancianos entrevistadas refirieron estar atemorizadas por la amenaza lanzada a todo la población, lo que las ha obligado a no salir de la comunidad, permaneciendo  en constante zozobra ante la preocupación de que sus esposos,  hijos y nietos, sean nuevamente emboscados o bien, ellas se vean atacadas por el grupo de pistoleros. Constatamos cómo algunas de las mujeres y niñas-os presentan llanto, alteraciones del sueño, dolores de cabeza y enfermedades estomacales, resultado de el estrés que se vive en la comunidad. También se pudo observar que hay dos mujeres embarazadas quienes no han acudido a revisión médica por el miedo a ser agredidas.

 

Una vez concluida esta Caravana, como Misión de Observación Civil y Solidaridad con Los Chimalapas, en colectivo y a cada una de las ongs participantes, así como de aquellas otras organizaciones y personas que se sumen y adhieran a esta causa, nos queda el compromiso moral de mantener nuestra permanente solidaridad, tanto  con la congregación comunal Nuevo San Andrés -con sus 20 familias y, sobre todo, con sus más de 70 mujeres, niñas y niños, y adultas-os mayores, que son quienes padecen con mayor intensidad los efectos y consecuencias de la violencia y la represión- como con la lucha comunal chimalapa por la defensa de su territorio ancestral y de sus invaluables bienes naturales.

 

En el marco de lo expuesto,

EXIGIMOS

 

1.- Que el Estado Mexicano en su conjunto –Gobierno Federal, gobiernos de Oaxaca y de Chiapas, y los respectivos poderes legislativos y judicial- otorgue de inmediato, las medidas cautelares de protección a la integridad y la vida de las familias indígenas de la Congregación Comunal Nuevo San Andrés, Santa María Chimalapa, o, en su caso, desde el ámbito de responsabilidad y competencia de cada uno, coadyuven para lograrlo;

 

2.- Que dentro de estas medidas cautelares se dé atención especial y urgente,  a los graves problemas de salud y nutrición de las familias de Nuevo San Andrés; en especial de niñas, niños, mujeres (dos de ellas con embarazo de alto riesgo) y adultas-os mayores

 

3.- Desmantelamiento inmediato del grupo armado autodenominado “Ejército Chamula”, aplicando todo el rigor de la ley en contra de sus líderes, sus integrantes y sus autores intelectuales, instigadores y cómplices;

 

4.- Respeto irrestricto al territorio comunal zoque de Los Chimalapas (Bienes Comunales de Santa María y San Miguel) cuya posesión data desde antes de la conquista y de la colonia española; antes aún de la existencia de los estados de  Chiapas y de Oaxaca, y cuya propiedad comunal fue confirmada por los Títulos Virreinales del 24 de marzo de 1687 y por las Resoluciones Presidenciales del 21 de marzo de 1967, siendo entonces deber del Estado mexicano, respetar y hacer respetar ese derecho, así como garantizar su libre determinación como pueblo indígena; y

 

5.- Solución pronta y definitiva, apegada a la justicia y al derecho, del juicio de Controversia Constitucional número 121/2012, establecido ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con motivo del conflicto de límites e invasión, entre los gobiernos de los estados de Oaxaca y de Chiapas, lo cual, aunque jurídicamente no incide en la propiedad comunal chimalapa, si confunde y contamina políticamente este delicado conflicto;

 

En tanto, nosotras y nosotros, continuaremos en todo momento visibilizando esta grave y delicada situación y problemática socio-ambiental y de violación de los derechos indígenas a la integridad, a la vida, a la tierra, al territorio y a la autodeterminación, y dando la voz -y haciendo eco de ella- a  las familias indígenas chimalapas y –reiteramos- sobre todo, a sus mujeres, niñas y niños, y adultas-os mayores, que son quienes padecen con mayor intensidad los efectos y consecuencias de la violencia y la represión.

 

Asimismo insistiremos permanentemente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que admita y resuelva a la brevedad, la solicitud de medidas cautelares que fue enviada a dicha Instancia internacional, desde el pasado 06 de marzo de este 2017.

 

A T E N TA M E N TE

Las y los integrantes de la Caravana de Observación Civil y Solidaridad con Los Chimalapas que asistimos a la congregación Nuevo San Andrés, Santa María Chimalapa

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Download Free WordPress Themes | Thanks to Themes Gallery, Premium Free WordPress Themes and Free Premium WordPress Themes