El Despeñadero: Después de la tragedia… ¿donde están las eólicas?

Tras el sismo de 8.2 grados que dejó un saldo de 78 personas muertas y daños materiales incuantificables en comunidades de las regiones del Istmo de Tehuantepec y en la Sierra Norte del estado de Oaxaca, los medios de comunicación dirigieron los reflectores hacia políticos y autoridades de los tres niveles de gobierno haciéndolos lucir como verdaderos protectores del pueblo que hoy sufre por la pérdida de sus seres queridos y de su patrimonio.

 

Por: Armando Escándalos.

 

Una serie de  funcionarios y políticos cuestionados por su falta de desempeño, demagogia y corrupción; con un falso discurso y unas migajas de sus ostentosos salarios convertidos en despensas acudieron a tomarse la foto y tratan de limpiar su imagen aprovechándose del dolor y sufrimiento del pueblo.

 

Y lo peor, existen denuncias de los propios afectados que la ayuda, además que fluye lenta, se está condicionando, cuando estos víveres, medicamentos y ropa  fueron donados por miles de ciudadanos que acudieron a los centros de acopio en solidaridad con los pueblos en tragedia.

 

Hay comunidades donde todavía las autoridades  no se acercan a atender la contingencia y muchos pueblos están incomunicados o sus ocupantes no pueden desplazarse por temor a la rapiña, porque aunque existe la presencia del Ejército Mexicano,  la Policía Federal, Estatal y Municipal estos están más enfocados a las labores de retiro de escombros o concentrados en los albergues.

 

Vemos con tristeza todos los días publicaciones en medios de comunicación y en redes sociales de funcionarios del gabinete de Enrique Peña Nieto; líderes de partidos políticos, senadores, diputados federales y locales, entre otros personajes, que buscan llamar la atención de ciudadanos distraídos, a quienes se les olvida que en 2018 hay elecciones y con esta tragedia ocurrida el pasado jueves 07 de septiembre muchos aprovechan los reflectores para destaparse y entrar en el gusto del electorado.

 

Al ciudadano pronto se le olvidará que esos políticos y funcionarios que durante meses o años no hicieron nada por la gente y sus comunidades, hoy regresan en medio de la tragedia con unas cuantas despensas; hasta tienen el descaro de saludar de mano y abrazar al pueblo dolido cuando jamás contestaron un oficio de gestión y siempre en sus oficinas cerraron las puertas  con un: “usted disculpe, no lo puede atender, está ocupado en una reunión muy importante”.

 

Cuando entenderá la gente que los políticos hoy encumbrados están ahí gracias al voto del pueblo, que cualquier ciudadano aunque no provenga de una familia de abolengo tiene el derecho no solo de votar sino de ser electo para gobernar, así buscar la manera de cambiar la historia de este país y de toda las familias mexicanas que hoy se conforman con las sobras de quienes nos mal gobiernan.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras los ciudadanos no despierten y se conformen con una despensa o 500 pesos a cambio de su voto, con ello, persistirá la desdicha de aceptar un futuro desolador, corrupción, malos servicios de salud, educativos, falta de infraestructura, desempleo, inseguridad, marginación y pobreza.

 

Desde hace muchos años los grandes negocios y la riqueza se concentra en unas cuantas manos, mientras que aumenta el número de pobres en México. Solo basta abrir los ojos para darnos cuenta de la manera en que viven los políticos, en tanto, la gran mayoría de los mexicanos apenas y nos alcanza para alimentar a nuestras familias.

 

Hoy con la desgracia ocurrida en el Istmo de Tehuantepec deberíamos preguntarnos: ¿Qué están haciendo las empresas trasnacionales que instalaron turbinas de viento en varios de esos municipios que se encuentran en ruinas?  ¿Por qué no vemos la ayuda, si fueron capaces de invertir más de 9 mil millones de dólares en los parques eólicos?.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para que tenga una idea el lector que se tome un par de minutos para leer este texto, son  24 parques eólicos con 1mil 765 aerogeneradores, que producen algo así como 3500 megavatios, que son el equivalente al consumo de más de 8 millones de hogares mexicanos.

 

Los únicos que se llevan las grandes ganancias son los dueños de las  empresas: Iberdola, Acciona, Gamesa, Peñoles, Mitsubishi (estas de origen Español) y EDF (de origen Francés); en tanto, a las comunidades que les impusieron la renta de sus tierras para la instalación de aerogeneradores solo les dieron míseras cantidades  para la compostura de caminos y servicios básicos, ya que el dinero destinado para proyectos productivos y sociales se quedaron en manos de las ambiciosas autoridades gubernamentales, municipales y líderes regionales.

 

Es el momento que esas empresas que están amasando  fortunas ayuden a los 41 municipios devastados del Istmo de Tehuantepec y que los políticos dejen de dar paliativos (despensas), que regresen el dinero que se han robado con negocios chuecos y a costillas del pueblo. Si en verdad les interesa México es el momento de dejar los falsos discursos, actuar con responsabilidad y realizar acciones concretas para reconstruir la vida de 800 mil damnificados en Oaxaca.

 

También nosotros como pueblo hoy tenemos la responsabilidad histórica de comenzar a actuar y participar en la toma de decisiones de nuestro país y no dejar toda la responsabilidad en los partidos y en sus políticos, a quienes solo les interesa cuidar sus cochinos intereses no importando atentar contra los derechos de todos los mexicanos.

 

Dejemos de creer en los llamados mesías que vendrán a componer el futuro de nuestro país, la responsabilidad es de todos y cada uno de nosotros; es el momento de actuar y no quedarnos a ver como destruyen y saquean México; es el momento de exigir que se cumplan las leyes y que nuestros servidores públicos y gobernantes rindan cuentas.

 

Se acabaron los tiempos del feudalismo, somos un país libre con gente inteligente, con sobrada moral y capacidad para gobernar; entonces actuemos y no sigamos permitiendo que los políticos y sus partidos nos traten como esclavos y descerebrados.

 

Finalmente, desde este espacio, expreso mi más sentido pésame a las familias que perdieron a sus seres queridos en el sismo ocurrido el pasado 07 de septiembre, es el momento de unirnos y ayudarnos como paisanos.

-00-

 

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Download Free WordPress Themes | Thanks to Themes Gallery, Premium Free WordPress Themes and Free Premium WordPress Themes