Libertad un derecho de los hombres: Wilfredo Vásquez

Al dictamen con que ha dado cuenta la Secretaria con relación a la modificación Constitucional para que prive el Gobierno Laico en su regimen interno, vale la pena hacerle una introducción, toda vez que un servidor ha firmado el dictamen de cuenta. 

LA DEFINICIÓN DIPUTADOS:

Estado laico se entiende cuando las autoridades políticas en el ejercicio de gobierno no se pliegan públicamente a ningún dogma religioso determinado, ni las creencias religiosas influyen sobre la política en este caso en nuestro estado. 

En un sentido estricto la condición de estado laico expresa puramente, la nula injerencia de cualquier organización o confesión religiosa en el gobierno.

El estado laico en el ejercicio del gobierno, tratará a todos los oaxaqueños por igual, tanto a los creyentes de cualquier religión como a los no creyentes, en ese tenor evitará la discriminación por cuestiones religiosas, pero tampoco favorecerá a algún credo en particular. 

PERO VAYAMOS AL DICTAMEN:

Con relación al dictamen, éste está basado primordialmente en dos valores humanos básicos, la Libertad y la Igualdad.

Dijo Juan Jacobo Rouseau, que renunciar a la libertad, es renunciar a la cualidad de hombre, a los derechos de  humanidad, incluso a los deberes inherentes a ésta.   

Es así, que la libertad y la igualdad no hacen felices a los hombres, los hace sencillamente humanos. 

Que quede claro, la libertad de conciencia y credo se entiende hoy en día, no sólo como la libertad de creer lo que uno quiera, sino también, el de poder propagar esa creencia.  

A su vez, la libertad y la igualdad es el derecho a hacer lo que nuestras leyes permiten. Si un ciudadano tuviera derecho a hacer lo que éstas prohíben, ya no sería libertad ni igualdad, pues cualquier otro tendría el mismo derecho, lo cual sería anarquía. 

La ética filosófica señala que la libertad es inherente al hombre, es fuente originaria de la existencia humana que no puede remitirse a ningún otro y que por eso mismo, no es posible ni extinguirla ni refutarla.  

Todos los actos humanos presuponen a la libertad para poder tener libre albedrío, distinguiendo a las personas de otros entes vivos y que le permite alcanzar su máxima grandeza, el de ser ciudadano.

Por ende, el hombre como tal es libre desde lo más profundo de su ser, se trata de un derecho y de un ideal al que no podemos ni queremos renunciar, no se concibe que se pueda ser verdaderamente humano sin ser libre de verdad. 

En su origen, La libertad señores legisladores, es la historia inherente al ser vivo, a la vida misma para poder existir y desarrollarse, se necesitó del libre movimiento, de rítmico y cadencia para asociarse con sus pares y formar organismos especializados que se condujeron de manera armónica, al progreso y evolución de seres autónomos.

Así, en la Grecia filosófica, cuna del pensamiento occidental, Aristóteles se manifestaba en relación a la posesión de esclavos por parte de una familia como algo natural, pues unos nacieron libres y otros esclavos. 

Dicen los escritores que en el año 73, 72 y 71 antes de nuestra era, un esclavo de Roma, en pleno apogeo del Imperio, rompió la esclavitud y conjuntamente con 70 como él, escapó de su sometimiento y logró armar un ejército de 100 mil hombres, para combatir su condición. 

Su nombre como el de muchos otros, pasó a la historia como símbolo de la libertad, como bien preciado del hombre.  

Un par de milenios más tarde, Rosa Luxemburgo le rindió homenaje denominando a su grupo político con su nombre, fue el esclavo Espartaco, en sus escritos, Rosa Luxemburgo decía: “La libertad, siempre ha sido y es, la libertad para aquellos que son iguales pero que piensan diferente”. 

Jurídicamente se define como libre a una persona que no es esclava, o que no se encuentra privada de la libertad ya sea por imposición del estado, o porque un tercero le haya sustraído su cuerpo físico de ella y con esto, limitar la posibilidad de deambular, de accionar fuera del ámbito y radio del sujeto restringido.  

Filosóficamente se define no solo como el bien más preciado del hombre, sino como algo inherente a el, como parte de si mismo, permite al ser humano alcanzar su más alta grandeza, pero también en ocasiones, su más baja desgracia. 

Empero, La libertad y la Igualdad sin conocimiento de que sirve señores? ¿Se es libre y hay igualdad siendo prisionero de un dogma?

Es decir, físicamente se puede deambular y trabajar pero el pensamiento esta sujeto a los intereses de un tercero que a la distancia mantienen esclavo su opinar, que le impiden obrar y sentir por sí mismo.  

No obstante que todos somos libres e iguales ante la ley al menos en tinta y papel, siempre y cuando no rebasemos los límites de la llamada equidad de género, ésta se derrota al abordar tópicos económicos, sociales y culturales, descubriendo que este ideal, tan solo pertenece al mundo del imaginario, pues la desigualdad actualmente persiste en estos rubros.  

Las desigualdades económicas, traen aparejada un sin número de injusticias sociales que vulneran el llamado pacto social, y con ello conculcan otro aspecto de la libertad y de la igualdad, reviviendo en cierta forma el absolutismo político. 

Es decir, hasta el momento, no existe la separación entre el derecho divino y el contrato social. 

Los enciclopedistas Franceses particularmente Juan Jacobo Rousseau, establece en su contrato social que todos los hombre nacemos libres e iguales, y junto con Voltaire, dan al traste con el sofisma vil, de que las desigualdades sociales son por mandato divino, lo cual, todos sabemos es una tesis ideada por los monásticos para tener el control político de los pueblos. 

Hoy en día compañeros el esquema poco a variado, el axioma y lo dogmatico prohíja la ignorancia, el fanatismo, lo inculto y lo iletrado; pregonando e impidiendo al vulgo, el acceso y aprendizaje a las distintas filosofías, a las ciencias sociales y exactas. 

Toda vez, que les concita una población alienada, dúctil y maleable, pues el vulgo al carecer de las herramientas para el análisis científico, profundo o metodológico no podrán descubrir, que aunque todos somos iguales, hay algunos que son más iguales que otros, socialmente hablando.

Por ello, el concepto de igualdad se define como la conformidad de algo con otra cosa en su naturaleza, forma, calidad o cantidad, correspondencia y proporción, que resulta de muchas partes que uniformemente componen un todo, equivalencia de dos cantidades o expresiones ante la ley, principio que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos, constancia y serenidad en los sucesos prósperos o adversos, desde la perspectiva de su totalidad concreta. 

Dijo Emanuel Kant, que el derecho es un conjunto de condiciones que permiten a la Libertad y la Igualdad de cada uno, acomodarse a la libertad e igualdad de todos. 

El principio de igualdad ante la ordenanza, es el que establece que todos los hombres y mujeres son iguales ante la ley, sin que existan privilegios ni prerrogativas de sangre o títulos nobiliarios.  

Al igual que la libertad, la igualdad es un principio fundamental en la democracia compañeros Legisladores.  

El principio de igualdad ante la ley, es incompatible con sistemas legales de dominación, como la esclavitud, la servidumbre o el colonialismo. 

Complementariamente permítanme decir, que la desigualdad entre géneros es simplemente la discriminación de un ser humano.  

En nuestra época, las consecuencias de la desigualdad impactan lisa y llanamente a las mujeres, quienes organizadamente han combatido inteligentemente su aparente fragilidad, para tener como merecen, derechos económicos, políticos y judiciales entre otros. 

En esa tesitura, debemos recordar señores legisladores, que la sangre de nuestros héroes fue derramada en el siglo pasado, para poder darnos la oportunidad de intervenir en estos momentos de la historia, pero además, también debemos invocar, que se desarrolló una guerra armada entre 1926 y 1930 por el derecho al estado laico, en donde los mexicanos determinaron precisamente lo que hoy se somete a votación, es decir, la confirmación del Estado Laico en el ejercicio del Gobierno Oaxaqueño. 

Carlos Marx, mencionó en el siglo antepasado que “Nadie debería combatir la libertad y la igualdad; que la libertad ha existido siempre, pero unas veces como privilegio de algunos, y otras veces, como derecho de todos”. 

Directamente y sin ambages señores representantes, de eso se trata precisamente el dictamen a discusión, por ese motivo, firmé el dictamen y muy comedidamente solicito a la Fracción Parlamentaria mayoría en este Congreso, asi como los demas integrantes de esta Legislatura, voten a favor del dictamen de cuenta, y dejar definido por fin en nuestra Constitución; que los prelados y el púlpito, se circunscriban a las capillas, en cuanto al Gobierno, es la hora de cumplirle sin demora, sus derechos a nuestros conciudadanos.

Es todo, muchas gracias.

DICTAMEN APROBADO EN VOTACION NOMINAL CON 31 VOTOS A FAVOR

Atte: Wilfredo Vásquez, diputado de la fracción parlamentaria del PRD en la LX Legislatura del Congreso del Estado

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress and MagTheme