Prestadores de servicios y empresarios hacen su agosto en plena Semana Santa.

*Tras la renuncia del titular de la Profeco en Oaxaca, miles de turistas en la indefensión ante el robo que sufren en Huatulco y Puerto Escondido. *Los costos de habitación en hoteles se incremento en un 300 por ciento; alimentos y bebidas al 200 por ciento; mientras que los gasolineros no dan litro por litro. 

 

Por: Jesús Isaac OLMEDO

Prestadores de servicios y empresarios hacen su agosto en plena Semana Santa en las playas de Huatulco y Puerto Escondido ante la negligencia de las autoridades de la delegación estatal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

En esta ocasión, la Profeco ni siquiera instaló módulos a los que puedan acudir a presentar sus quejas los turistas locales, nacionales e internacionales, situación que permite a los empresarios abusar del bolsillo de los vacacionistas.

Y es que la Profeco en Oaxaca quedó a la deriva tras dejar el cargo de delegado  Pedro Heladio Peña Guzmán, quien ahora ocupa  el mismo puesto pero en el estado de Tlaxcala, mientras tanto no hay autoridad que pueda frenar a los empresarios.

Según información no oficial por el momento la delegación en Oaxaca de la Profeco está a cargo del jefe del Departamento de Programas de la misma institución, Ángel Molina, personaje que le tembló la mano para frenar los abusos de los prestadores de servicios.

Las principales quejas que el propio turismo ha denunciado ante los medios de comunicación al no ser atendidos por la Profeco, señalan la falta de cumplimiento de los hoteleros en el caso de las reservaciones, el aumento de los costos por habitación hasta por el arriba del 300 por ciento y la mala calidad del servicio.

También evidencian robos en el consumo de restaurantes ubicados principalmente en la zona de playa, sobre todo  en Huatulco y Puerto Escondido de la costa oaxaqueña, donde el incremento de los alimentos y bebidas se disparó en un 200 por ciento.

Además hay denuncias que los empresarios gasolineros están entregando menos litros, ya que tampoco ha habido operativos para regular a las estaciones de servicio por parte de la Procuraduría Federal del Consumidor.

A esta lista de abusos al bolsillo del consumidor, se suma el mal estado de la carretera que comunica Oaxaca con Huatulco, lo que provocó una serie de daños a las unidades del turismo que se traslado por tierra a este lugar. Donde exigen al Gobierno Federal y Estatal mantenimiento a las vialidades y señalamientos para evitar accidentes y la pérdida de vidas humanas.

 

 

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress and MagTheme